Posteado por: Es Cau | abril 4, 2009

BURBUJA

 Lo que mas me sorprendió de América a mi llegada fueron las distancias, la grandeza de sus paisajes, incapaz de asumirlos con una única mirada, pero por sobre todo las soledades. Aún queda lugar para el aislamiento, para recogerse de la mano de la naturaleza y disfrutarla en soledad. El plano infinito de la pampa y sus cielos curvos inundados de nubes veloces, los ocres sólidos y ásperos del desierto que florece entre volcanes, las mesetas y los blancos salares que duermen en los cuatro miles, los cielos nocturnos sumergidos de titilantes luces, el océano furioso y los mansos lagos alados. Todos ellos se presentan desnudos y vírgenes para ser poseídos en soledad, con la grandeza del momento único, como un campo fértil para el gozo y la contemplación.

Al principio me sentaba en un rincón apartado, apesadumbrado por la grandeza, y disfrutaba de reojo la inmensidad, era un extraño robándome la caricia de las vistas, después poco a poco me fui atreviendo, fui tomando protagonismo y desplazando la perspectiva. Aprendí a dejar de ser un espectador, me sentaba a disfrutar del paisaje y formar parte de él, a disfrutarlo haciéndolo mio, y a seducirlo y recorrerlo.

Mis limites se expandieron. La vieja Europa, llena de medidas mínimas e ideologías que buscan encasillar y catalogar a los individuos en un mundo apretado y lacónico, dio paso a un universo de mayor escala en el que me siento más cómodo, y donde mi espacio vital, mi burbuja, es la distancia mínima de aislamiento voluntario que necesito para encontrar el equilibrio y el bienestar. Es la cápsula que contiene las defensas de mi mundo, donde yo reino, y donde solo acceden aquellos que forman parte de mi círculo. Es un espacio impenetrable, necesario, virtual en lo mental y agresivo en lo físico. Es introspectivo e intolerante, auto suficiente y por sobre todo excluyente.

 

Mi burbuja es un fuelle, un mecanismo de defensa y una necesidad vital, es la protección mínima que me mantiene alejado de aquellas personas que permanentemente invaden mi privacidad, sin el menor sentido del respeto ajeno. Lo mio es un mundo de silencios y distancias.

 

Anuncios

Responses

  1. Estoy atónito. Me sucede, con algunos matices, exactamente lo mismo.

  2. He vuelto a leer este pensamiento. Sigue siendo el que más me gusta de todo lo que has escrito Describes tu país de acogida con todos sus tonos, y desde luego te auto-defines con una gran valentía y veracidad. !Hay hermano cuánto te quiero!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: