Posteado por: Es Cau | noviembre 28, 2009

LA TRAVESÍA DESDE LA OTRA ORILLA

La cama, con la sábana abierta como la palma de una mano que espera, me invitaba a deslizarme y pertenecer por unos minutos al mundo previo de los sueños, ese mundo en el que, libres ya del quehacer, nos imaginamos en realidades diferentes y aventuras mágicas, el preámbulo del sueño.

Para mí este tiempo intermedio entre respiración y suspiros, entre realidades y anhelos, entre el sopor y las voluntades, era el perfecto paréntesis para desdoblarme en viajes y aventuras de la mano de Tintín, el audaz reportero que de forma magistral hilvanaba y encadenaba los sueños de cualquier adolescente que anhelaba abrirse al mundo, y descubrir por la rendija de su cama,  la inmensidad desconocida del otro margen del abismo.

Flotando en la comisura de mis labios quedaba el vapor de cada aliento súbito, la vista voraz que desentrañaban las viñetas,  el oído buscando exclamaciones, o el tacto de los despertares.

Así fueron mis primeros viajes.

Así creció mi pasión por viajar, desde las fronteras de la fantasía inocente hasta la realidad del alejamiento y la distancia de las raíces propias. Trabajo y viajes se fusionaron y en un giro lento fueron puliendo mi quehacer profesional en un desarrollo desenfrenado de responsabilidades, cuyo objetivo final convergía en el reto inmenso de “hacer” arquitectura, en diferentes contextos geográficos y culturales, con los medios y limitaciones de cada lugar, pero con la firme voluntad de alcanzar un resultado reconocible.

Nunca escatimé ningún  esfuerzo personal por alcanzar mi objetivo más allá de lo esperado, y mucho más allá de lo que el medio podía ofrecer. Siempre fue una lucha contra corriente para converger plazos, costos y arquitectura.

Ahora, después de más de 25 años nadando en la marea alta, con el desgaste natural del tiempo y los sustos que la excesiva ansiedad y celo provocan, es hora de hacer un alto.

Un alto que dirija el curso del rio por el llano, con su masa de agua al compás de la inercia alcanzada en las cascadas, hasta el remanso dulce, lento…………hasta la quietud silenciosa.

La nueva travesía ya ha comenzado, es diferente, con otras búsquedas, otros descubrimientos, otras necesidades. Nuevamente se abren los mundos inocentes de Tintín, para que cristalicen desde otra orilla con diferentes prioridades. Es la oportunidad para nuevos descubrimientos, menos fugaces e impulsivos, más serenos, más sabios, en esta madurez a punto de desmoronarse.

¡Zarpamos!

PD: A quien me dio el empujón final para esta aventura, le deberé esta nueva bitácora de oportunidades, y un largo agradecimiento.

Anuncios

Responses

  1. Al leer tu frase “Asi creció mi pasión por viajar ….” inmediatamente me ha venido a la memoria que hace dos días viendo las últimas fotos que habiais colgado del viaje Patty me dijo: Sergio siempre ha tenido aspecto de explorador….
    Realmente siempre ha sido tu otro YO que emergió de la mano de Tintín.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: