Posteado por: Es Cau | septiembre 25, 2016

ANTROPOCENO, la era del hombre.

La historia de nuestro planeta conlleva más de 4.500 millones de años desde su formación gaseosa hasta nuestros días, un suspiro para la edad del universo y una eternidad para la escala de nuestra existencia. Son muchos los periodos por los que nuestro planeta ha ido evolucionando y en cada uno de ellos se han producido cambios asombrosos, todos ellos concadenados y retroalimentados sobre hecho naturales, que han sido capaces de delinear el camino de un destino.

Cada una de esas grandes eras: paleozoica,  protozoica, mesozoica y cenozoica, se dividen a su vez en diferentes periodos, y éstos a su vez en épocas,  todos ellos referidos a etapas singulares, inmersos en procesos que requieren millones o miles de años para culminar en el siguiente salto evolutivo de la naturaleza. En la actualidad, y desde hace 12.000 años nos encontramos en el Holoceno (época reciente), que se caracteriza por el deshielo que da paso a la morfología actual de los continentes y distribuciones de flora y fauna. El ser humano se empieza a organizar en grupos sociales con asentamientos estables y comienza el desarrollo de su historia hasta nuestros días.

Pues bien, en el reciente Congreso de Geología celebrado en Sudáfrica un grupo de científicos, después de varios años de trabajo y estudios, han propuesto considerar como iniciado un nuevo período geológico: el Antropoceno, la era humana.

La Humanidad, una plaga.

Estos científicos aseguran haber identificado numerosos signos en los sedimentos de la Tierra que identifican un cambio irreversible, cuyo alcance y consecuencias son todavía imposibles de predecir. La acción del hombre ha conseguido por fin incidir y modificar la variabilidad natural de los ciclos de cambio del planeta. Por tanto, si nos atenemos a la nueva religión del capitalismo: el Big Data, la posibilidad de predecir acciones futuras de casi cualquier índole basándose en la estadística histórica (algo así como la Psicohistoria del científico Hari Seldon en el libro La Fundación de Isaac Asimov), resulta que nos enfrentamos a un periodo de incertidumbre, un futuro sin previsiones, que probablemente nos obligue a nuevos patrones de adaptación en tiempos muy cortos, en los que las condiciones cambiantes del entorno serán más rápidas que el tiempo necesario para asimilarlas.

En este próximo futuro los imponentes logros del hombre democrático: las hipertecnologías, vidas semi-virtuales, demografía desbocada, longevidad y nuevos cánones de ética y religión, deberán tratar de convivir  y sobrevivir con la nueva supernaturaleza.

La eficacia de la actual tendencia de la arquitectura verde, ecológica, sostenible o como queramos llamarla quedará completamente sobrepasada por el nuevo entorno natural modificado y cambiante. La arquitectura orgánica de hoy, hipertecnologizada muchas veces,  que se basa en los conceptos ecológicos vernaculares aplicados sobre condiciones medioambientales y geológicas conocidas, serán probablemente insuficientes en el nuevo orden natural de la era del hombre.

Si hay algo que visualizo con nefasta claridad para mis hijos, o los hijos de ellos,  es que su vida estará regida por el dios de la velocidad, la volatilidad y los números. Todos, en la cultura del desarrollo democrático, estamos ya inmersos en el rio veloz de los acontecimientos, algunos por edad hemos conseguido quedarnos en un cierto remanso, no sé si por acción propia o por desecho de la sociedad líquida, pero a ellos les toca la vorágine de una selva social que solo puede producir efímeras victorias puntuales y derrotas a medio plazo. Siempre les recomiendo que deben olvidarse de la cultura de la acumulación para mantenerse ligeros y poder serpentear los embates de los cambios que sin previo aviso les gobernarán.  Por eso desde hace ya unos años la estética de la arquitectura ha soltado sus formas, alejándose de lo estático y permanente, para hacerse fluida y en un futuro próximo también pixelada.

En esa línea me llamó la atención un artículo: “Poetas de Salamina”, de Víctor Lapuente Giné, publicado en El País con fecha 28/8/2016.

Poco a poco nos estamos olvidando del humanismo, desterrando los alcances que, junto con la introspección, tiene para alcanzar un bienestar equilibrado. Y en eso tengo la impresión que la arquitectura también se está dejando llevar en sus tendencias generales, precisamente por adaptarse al flujo irresistible de la mera tecnología y las tendencias al cambio permanente en todo lo que nos rodea, siempre buscando el éxito en la última novedad.  Da la impresión que las propuestas se está volviendo más ligeras, más light, cuando precisamente debieran ofrecernos un equilibrio que incluya también la sabiduría humanista, que refuerce los valores y el sentido de pertenencia histórica que nos permitan afrontar el Antropoceno con la sabiduría del humanismo y lo valores fundamentales, sin basarnos exclusivamente en las ciencias de raíz matemática.

Quizá el Antropoceno nos arroje al vacío de la simple sobrevivencia, y la arquitectura busque entonces los caminos de las masivas colmenas humanas, refugios de masivos nidos aéreos o celdas en la penumbra del entierro, todos ellos concentrando humanidad deshumanizada, y muy lejanas de las exclusivas y  sutiles propuestas futuristas que nos hacen soñar con los cielos de la felicidad.

futuro

Es cierto, los números y las matemáticas están presentes en toda la naturaleza, de hecho podríamos afirmar que la misma naturaleza o el cosmos son producto de la agrupación con sentido matemático de átomos y células. El problema no está realmente en los números sino en la desnaturalización del uso que hacemos de ellos, en el hecho de que hemos acentuado casi solo una visión y un uso de los mismos, y así finalmente podemos darle la bienvenida a esta nueva era geológica para seguir aprendiendo de nosotros mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: